La Fundación Antonio Gades colabora en la celebración del 40 aniversario del Ballet Nacional de España─cuyo primer director artístico fue Antonio Gades─. La gala contará con varios extractos de Fuenteovejuna supervisados por la directora artística de la Compañía Antonio Gades Stella Arauzo, y se llevará a cabo del 8 al 23 de diciembre en el Teatro de la Zarzuela.

 

Participa en la próxima masterclass de Danza Española y personajes de Bodas de sangre impartido por Stella Arauzo, directora artística de la Compañía Antonio Gades.

La clase magistral para bailarines profesionales se llevará a cabo en la Fundación Antonio Gades los próximos días 13 y 14 de diciembre de 11:00-14:00 horas. 

Para más información sobre inscripción manda tu CV a:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

Se hará una pre selección, los bailarines elegidos serán notificados por mail. 

Sobre Stella Arauzo: 
Nace en Madrid donde comienza sus estudios de danza con la maestra Mariemma en cuya compañía hará su debut profesional a la edad de 13 años, pasando posteriormente a los Ballets de Maria Rosa y de Rafael Aguilar. Con 17 años ingresa en la Compañía de Antonio Gades, y el maestro le da el papel de “madre” en Bodas de Sangre. A partir de 1988 interpreta el rol protagonista de Carmen de Antonio Gades, sustituyendo a Cristina Hoyos, un papel que se corresponde perfectamente con su fuerte temperamento e intensidad dramática. En 1989, en el Théâtre du Châtelet, interpreta a Candela, papel protagonista de la obra Fuego, de Antonio Gades. También baila con la Compañía de Rafael Aguilar en el ballet Rango, antes de retornar a la Compañía Antonio Gades en 1994 para volver a encarnar el papel de Carmen, tomando parte además en el montaje de Fuenteovejuna. En los últimos años trabaja con los bailaores granadinos Manolete y Juan Andrés Maya. Monta coreografías como Flamenco libre y El amor brujo en Suecia y participa en la película Callas forever, bajo la dirección de Franco Zeffirelli. También realiza una gira por Europa con el guitarrista Paco Peña y estará presente en La Arena de Verona con la compañía de Camborio. En 2002 será asistente de Mario Maya, comenzando una labor docente que se consolida en la escuela Carmen de las Cuevas de Granada, donde imparte clases magistrales.

En 2004 retorna a los escenarios compaginando sus actuaciones en el tablao marbellí Rincón de Chinitas con la dirección artística de la obra La Pasión de Juan Andrés Maya. La Fundación Antonio Gades le encarga en septiembre de 2004 la dirección artística de la Compañía Antonio Gades, formación en la que vuelve a interpretar el rol de Carmen. Bajo su dirección se ha recuperado tanto Carmen como Bodas de sangre y Suite Flamenca y Fuenteovejuna. En 2011 realiza la coreografía para el estreno en España de la ópera Ainadamar, que cuenta con la participación de la Compañía Antonio Gades y se ha representado en la Ópera Filadelfia, en Estados Unidos, con un rotundo éxito. Y fue en ese mismo año, en el que se conmemoró el 10º aniversario de la muerte de Antonio Gades, cuando se recuperó uno de los ballets emblemáticos del maestro, Fuego, no puesto en escena en España y que tuvo su estreno en el Teatro de la Zarzuela de Madrid. Su fidelidad y conocimiento de la filosofía artística de Gades, han devuelto a la Compañía a las más altas cotas de la danza española.

 

La Fundación Antonio Gades colabora con el Ballet Nacional de España ─cuyo primer director artístico fue Antonio Gades (1978 a 1980)─, en la conmemoración del 40ª Aniversario del BNE prestando varios extractos de Fuenteovejuna. Los fragmentos de ‘Fuenteovejuna’ fueron supervisados por Stella Arauzo para el 40ª Aniversario del BNE en el Teatro de la Zarzuela del 8 al 23 de diciembre.

Taconeos, palmas, giros, volantes y lances tomaron hoy el corazón de La Habana en un concurrido "flashmob" con el que la española Fundación Antonio Gades quiso sacar el flamenco a las calles de la ciudad que tanto amó el célebre bailarín, que un día definió a Cuba como "el puerto de su vida".

Unas doscientas personas se concentraron en un pasaje rodeado de dos de los edificios emblemáticos de la capital, el Gran Teatro y el Capitolio, para bailar una sevillana de "Fuego", quizá una de las obras que más marcaron la trayectoria del artista alicantino, y con la que triunfó en escenarios de todo el mundo.

El fotógrafo argentino lleva más de cuatro décadas asentado en España, donde ha trabajado en el mundo del espectáculo y las artes escénicas retratando a figuras como Paco de Lucía, Camarón de la Isla o Antonio Gades.

 

...¿Qué papel jugó Antonio Gades en ese momento?

Antonio me ayudó bastante. A ver, yo llevaba, por decirlo de algún modo, una doble vida: mientras hacía el trabajo con los sindicatos, también me dedicaba a preparar fotos para cubiertas de discos, espectáculos, books para modelos, y estas cosas. Cuando ocurrió esto, yo estaba trabajando para Antonio, haciendo las fotos de la entrada al teatro donde tenía las actuaciones. Yo tenía bastante relación con él, porque le interesaba también que le presentara gente de la izquierda argentina que yo conocía. Cuando me detienen, a Antonio, que a veces tenía mucha ingenuidad, le invita el general Lanusse a comer con idea de que después les baile. Antonio le dice que aceptaría la invitación si dejaban en libertad a los presos políticos. Imagínate, un bailarín español intentando imponer condiciones a los militares argentinos [risas].

Así que, cuando vengo para España, el primero que me ayuda es Antonio Gades. Acababa de abrir una pizzería, Casa Gades; me contrató para hacer fotos a la gente que pasaba por allí. Este fue mi primer trabajo aquí.

¿Y cómo entra en el mundo del flamenco?

También a través de Gades. Él y su representante, Paco Revés, que conocían mi trabajo en el sector de la música, me piden que trabaje haciendo cosas para el flamenco. Ellos entonces llevaban a Camarón y a Paco de Lucía. El primer disco que hago en España es el de Camarón y Paco, en 1970. Como el mundo del flamenco es bastante cerrado, y más en esa época, aprovecho y sigo fotografiando a cantidad de guitarristas y cantaores.

Por otro lado, como venía con la carta de extrañamiento de Argentina, la policía me llama a la Puerta del Sol y me advierte de que, mientras que no me meta en cuestiones políticas, no tendría ningún problema aquí. Durante un tiempo me mantuve al margen, hasta que ocurre la matanza de los abogados de Atocha, que ya estaba trabajando para una revista, para la que hice fotos del suceso...

Leer más.

 

 

Subcategorías