La Fundación Antonio Gades presenta un encuentro entre coreógrafos, profesionales y maestros de la Danza Española, sobre las inquietudes y actualidades de este arte. Arantxa Carmona, Ángel Manarre y José Huertas serán los invitados, moderados por la directora general de la Fundación, Eugenia Eiriz.

El próximo 20 de diciembre a las 19:00 horas en la Fundación Antonio Gades. La entrada es libre hasta completar aforo.

Confirmar asistencia al siguiente mail: Cette adresse e-mail est protégée contre les robots spammeurs. Vous devez activer le JavaScript pour la visualiser.

Invitados:
Arantxa Carmona, directora del Conservatorio Profesional de Danza 'Mariemma'.

Ángel Manarre bailarín, coreógrafo y director de su propia Compañía.

José Huertas bailarín, coreógrafo y director de su propia Compañía Danza Mediterráneo-Ballet Flamenco.

Le festival a annoncé mardi la programmation de son édition 2019 comportant un Guillaume Tell, inédit dans le théâtre antique, et un Don Giovanni. Autre tour de force : une soirée réunissant pour la première fois l'Orchestre Philharmonique de Radio France et l'Orchestre national de France dans la 8e Symphonie de Mahler.

L'été dernier, Jean-Louis Grinda, prenant les commandes du vénérable festival, avait ouvert avec un opéra de Rossini jamais donné à Orange jusque-là: Le Barbier de Séville, type même de l'opéra-bouffe dont on craignait à tort qu'il soit perdu sur l'immense plateau d'Orange. Il reprendra l'idée l'été prochain avec Guillaume Tell du même Rossini, autre première aux Chorégies, mais aux antipodes du précédent, imposante machine lyrique et véritable lancement du grand opéra à la française. La proposition est intéressante parce que, cette considérable production orchestrale et théâtrale, est encore trop rarement donnée. Et parce que la vaste distribution est prometteuse, autour de Nicola Alaimo qui a pris le rôle à Pesaro en juillet.

More here.

La Fundación Antonio Gades colabora con el Ballet Nacional de España ─cuyo primer director artístico fue Antonio Gades (1978 a 1980)─, en la conmemoración del 40ª Aniversario del BNE prestando varios extractos de Fuenteovejuna. Los fragmentos de ‘Fuenteovejuna’ fueron supervisados por Stella Arauzo para el 40ª Aniversario del BNE en el Teatro de la Zarzuela del 8 al 23 de diciembre.

Taconeos, palmas, giros, volantes y lances tomaron hoy el corazón de La Habana en un concurrido "flashmob" con el que la española Fundación Antonio Gades quiso sacar el flamenco a las calles de la ciudad que tanto amó el célebre bailarín, que un día definió a Cuba como "el puerto de su vida".

Unas doscientas personas se concentraron en un pasaje rodeado de dos de los edificios emblemáticos de la capital, el Gran Teatro y el Capitolio, para bailar una sevillana de "Fuego", quizá una de las obras que más marcaron la trayectoria del artista alicantino, y con la que triunfó en escenarios de todo el mundo.

El fotógrafo argentino lleva más de cuatro décadas asentado en España, donde ha trabajado en el mundo del espectáculo y las artes escénicas retratando a figuras como Paco de Lucía, Camarón de la Isla o Antonio Gades.

 

...¿Qué papel jugó Antonio Gades en ese momento?

Antonio me ayudó bastante. A ver, yo llevaba, por decirlo de algún modo, una doble vida: mientras hacía el trabajo con los sindicatos, también me dedicaba a preparar fotos para cubiertas de discos, espectáculos, books para modelos, y estas cosas. Cuando ocurrió esto, yo estaba trabajando para Antonio, haciendo las fotos de la entrada al teatro donde tenía las actuaciones. Yo tenía bastante relación con él, porque le interesaba también que le presentara gente de la izquierda argentina que yo conocía. Cuando me detienen, a Antonio, que a veces tenía mucha ingenuidad, le invita el general Lanusse a comer con idea de que después les baile. Antonio le dice que aceptaría la invitación si dejaban en libertad a los presos políticos. Imagínate, un bailarín español intentando imponer condiciones a los militares argentinos [risas].

Así que, cuando vengo para España, el primero que me ayuda es Antonio Gades. Acababa de abrir una pizzería, Casa Gades; me contrató para hacer fotos a la gente que pasaba por allí. Este fue mi primer trabajo aquí.

¿Y cómo entra en el mundo del flamenco?

También a través de Gades. Él y su representante, Paco Revés, que conocían mi trabajo en el sector de la música, me piden que trabaje haciendo cosas para el flamenco. Ellos entonces llevaban a Camarón y a Paco de Lucía. El primer disco que hago en España es el de Camarón y Paco, en 1970. Como el mundo del flamenco es bastante cerrado, y más en esa época, aprovecho y sigo fotografiando a cantidad de guitarristas y cantaores.

Por otro lado, como venía con la carta de extrañamiento de Argentina, la policía me llama a la Puerta del Sol y me advierte de que, mientras que no me meta en cuestiones políticas, no tendría ningún problema aquí. Durante un tiempo me mantuve al margen, hasta que ocurre la matanza de los abogados de Atocha, que ya estaba trabajando para una revista, para la que hice fotos del suceso...

Leer más.

 

 

Sous-catégories