Spanish Chinese (Simplified) English French German Italian Japanese Portuguese Russian

Fuego 1989

La relación de Antonio Gades con El Amor Brujo de Manuel de Falla se remonta a sus años en Italia, cuando a principios de los años sesenta era coreógrafo y primer bailarín del Teatro alla Scala de Milán. En esa ocasión interpretaba el papel del Espectro. Años más tarde en Chicago de nuevo volvería sobre el clásico del compositor gaditano con esta coreogrografía.

 

Stella Arauzo como Candela y Antonio Gades como Carmelo
© Fotógrafo. Todos los derechos reservados

 

En 1967, y a la órdenes de Rovira Beleta, tras el éxito obtenido con Los Tarantos, Antonio rueda El Amor Brujo junto a La Polaca, película que le volvió a acercar a la obra de Falla.

Pero no sería hasta 1985 cuando Carlos Saura le propone rodar la que sería la tercera de sus películas juntos, tras Bodas de Sangre (1981) y Carmen (1983). En 1986 se estrena El Amor Brujo, producida, al igual que las otras dos, por Emiliano Piedra.

Antonio continuó las giras con su Compañía, con Carmen preferentemente, y en 1989, por encargo de la Ópera de París, realiza la versión de teatro del trabajo realizado en la película. Bajo el título de FUEGO, Antonio Gades estrenaba por fin en enero de 1989, en el Theatre du Chatelet de París su Amor Brujo, un ballet que estaba llamado a cerrar un ciclo en su vida, y así ocurrió.

Cristina Hoyos decidió continuar en solitario su camino y Gades llevó Fuego, con Stella Arauzo en el papel de Candela, por los teatros de Francia e Italia, y en 1990 disolvió la compañía. No volverá hasta 1994, cuando monta Fuentovejuna.

PROLOGO

Con el telón bajado empiezan a escucharse los primeros compases de EL AMOR BRUJO, aquellos que van a servir de tema para El Espectro.

Sobre esa Introducción se escucha un trepidante ritmo de zapateado y palmas que poco a poco se adueña del ambiente sonoro.

1. PELEA

El ritmo se vigoriza y acentúa todavía más cuando en la oscuridad del escenario, iluminados por haces de luz, vemos a una veintena de hombres que pelean utilizando navajas y bastones marcando con sus gestos el ritmo. Entre los que pelean vemos a José, untito agitanado que maneja con habilidad de experto la navaja. Su adversario no le va a la zaga. Avanzan y retroceden hasta que en un descuido de José es apuñalado por su contrincante. José que está herido de muerte se tambalea. Su adversario asustado huye.

Todos los hombres dejan de pelear y abandonan el escenario dejando sólo a José. La luz se centra sobre él que con exagerada lentitud se va desmoronando. Al fin cae José al suelo y allí permanece inmóvil, muerto. Es en ese momento cuando se escuchan los agresivos compases del inicio de El Amor Brujo de Falla y se hace un negro que se prolongará lo que dure la música.

2. TENDEDERO

El escenario se ilumina lentamente. El escenario está dividido en dos espacios definidos. A la derecha se encuentra el destinado a tendedero. A la izquierda: el espacio reservado a los hombres. Amanece en el poblado y van entrando en el decorado los hombres, que llevan sillas, las guitarras, los panderos y otros instrumentos de origen popular. Los guitarristas afinan sus instrumentos. Unos buscan el tono de una canción, otros arriesgan un paso. Todo en un ambiente relajado, sin prisas. Poco a poco se va definiendo el ritmo y comienza una canción.

Van apareciendo sobre el escenario las mujeres coreando la canción, son jóvenes en su mayoría, y van vestidas con faldas y blusas de fuertes colores, llevan canastas con ropa recién lavada. Ahora domina la claridad, la blancura. Entre esas mujeres está Candela, una joven atractiva, protagonista de esta historia. Mientras van tendiendo la ropa las mujerées se divierten a costa de Candela, que se va a casar dentro de un mes con Carmelo. Cantan y bailan el tanguillo ¿Pa cuándo es la boda?.

El baile se vuelve más sensual y provocativo. Las mujeres se divierten. Aparece Carmelo que busca a Candela. Hay cachondeo de las otras chicas que terminan por marcharse del lugar entre bromas y risas. Mientras Carmelo marca un paso a dos apasionado, la luz cambia. Carmelo y Candela se abrazan, y se escuchan los primeros compases del El Espectro.

De repente, como iluminando por un relámpago, aparece José El Espectro, que viene del mundo de las tinieblas a perturbar a los enamorados. Candela no puede remediar la atracción que siente hacia él, y como si una fuerza interior le empujara trata de ir a su encuentro, pero Carmelo se lo impide. A partir de ahora El Espectro perseguirá a la pareja cada vez que estos traten de amarse.

3. NAVIDADES

Todo el mundo se ha reunido para celebrar las Navidades. Formando grupos familiares, a los que ocasionalmente se integran amistades, se sientan en las sillas de anea alrededor de los fuegos y utilizando panderetas y panderos, zambombas y almireces, cantan y bailan con alegría villancicos y canciones de Navidad. Se ve a Candela y a Carmelo que participan en la fiesta cantando y bailando animadamente.

Cuando la fiesta está en su apogeo aparee, iluminado violentamente, El Espectro. Todo el mundo se inmoviliza, El Espectro desaparece con la misma rapidez que apareció. El tiempo parece detenerse para todo el mundo excepto para Candela, que como en trance, empieza a bailar la canción de Falla: Yo no sé qué me pasa. Todos permanecen inmovilizados, paralizados, como sorprendidos en una instantánea fotográfica, mientras Candela baila entre ellos.

Cuando Candela termina el baile vuelve la vida, el movimiento, el ritmo, las canciones y el ambiente festivo de antes, como si nada hubiera sucedido.

La fiesta continúa y todos se van marchando del escenario, excepto Candela a la que retiene en el lugar una fuerza misteriosa.

De nuevo, los compases de El Espectro. Aparece iluminado en una luz violenta. Candela trastornada, echa a andar hacia él. Bailan La danza del terror: un baile violento y ritualizado.

4. EL ROCIO

Hombres que hacen de caballo con mujeres en sus grupas aparecen en el escenario. Las mujeres desmontan y empiezan a bailar por sevillanas al son del pandero. La noche cae.

Los cuerpos buscan reposo, se tienden en el suelo. Una canción se escucha a lo lejos mientras que Candela y Carmelo bailan amorosamente un paso a dos entre los que duermen. Al final se tumban abrazados.

El grupo se recoge y canta Y tu mirar. Es el momento en que aparecen en el escenario por derecha e izquierda Candela y Carmelo. Se aproximan con lentitud hasta que se encentran y sin tocarse giran el uno alrededor del otro en un baile amoroso, lento y ceremonioso. Y es en ese momento cuando se escucha los compases que preludian a El Espectro. José surge de la oscuridad. Candela se levanta, va a su encuentro, baila con el. Carmelo se levanta, les ve y se integra en la danza. Candela y Carmelo ejecutan la danza.

5. LA HECHICERA

Cuando el baile termina, aparece Carmelo con la Hechicera. Se dirigen hacia donde se encuentra desolada Candela. Candela a la izquierda, Carmelo a la derecha, permanecen inmóviles mientras ésta inicia su ritual.

Hace la Hechicera sus exorcismos. En el centro del escenario aparece un haz de luz rojiza que simboliza el fuego. Suenan las primeras campanadas que anteceden a la Danza del Fuego. A su ritmo van apareciendo en el decorado todos los hombres y mujeres del poblado.

6. LA DANZA DEL FUEGO

Alrededor del círculo de fuego se van ordenando hombres y mujeres. Con la excepción de Carmelo todos bailan: Candela baila cada vez más ensimismada, contagiada por la intensidad de la música. El ritmo se acelera hasta el paroxismo. Candela entra en trance. Todos la rodean. Al límite de sus fuerzas, cae en el círculo de fuego desmayada, como muerta.

El fuego se extingue con lentitud. Todo el mundo se aleja de allí, dejando a Candela sola en el escenario. Carmelo se dirige hacia el cuerpo de Candela cuando el fuego está a punto de extinguirse. Se escuchan de nuevo los compases de El Espectro. ¿Será posible que la danza del fuego no haya podido conjurar el maleficio?

Se incorporan Carmelo y Candela y empiezan a bailar muy juntos la danza del El fuego Fatuo. El maleficio parece conjurado. Pero vuelven a escucharse los compases de la música de El Espectro . Aparece El Espectro. Pero esta vez Carmelo está dispuesto a luchar contra él y consigue, aunque con trabajo, llevarse a Candela con él.

7. EL FINAL

Todo el pueblo acompaña a Candela y Carmelo para conjurar a El Espectro. Dejan en el centro a la pareja y se alejan para permanecer en la penumbra esperando los acontecimientos. En el centro de la escena Carmelo baila con Candela un baile apasionado.

Aparece El Espectro acompañado de otros espectros, todos de negro. Imágenes del mal, del infierno, de la muerte. Frente a él se organiza el pueblo: la vida. Todos cantan: Tu eres aquel mal gitano.

El grupo de espectros contraataca con un ritmo salvaje, tratando de dominar el espacio sonoro. El enfrentamiento es brutal. Las parejas de defienden por grupos. El espectro se enfrenta a Carmelo. Finalmente los espectros, vencidos, desaparecen.

Amanece y se escucha la canción de Falla: Ya está despuntando el día. Carmelo y Candela se abrazan. Se prepara la boda.

8. LA BODA

Los hombres se dirigen hacia Carmelo y lo levantan en hombros con los primeros compases de la alborea: Hermanita de mi alma. Los dos grupos se organizan alrededor de los novios y como si fueran pasos de la Semana Santa los pasean por el escenario siguiendo el ritmo de la canción. Los dos grupos se separan. Alguien grita: ¡Vivan los novios! ¡Que bailen los novios!.

Candela y Carmelo bailan por tangos jaleados por todo el poblado.

 

Ballet inspirado en EL AMOR BRUJO de Manuel de Falla

Coreografía y escenografía:
Antonio Gades y Carlos Saura
Escenografía y trajes:
Gerardo Vera
Iluminación:
Gades, Saura, Dominique You
Música:
composiciones y arreglos de canciones populares españolas: Gades, Solera, Freire

Música grabada: EL AMOR BRUJO de Manuel de Falla grabación de la Orquesta Nacional de España dirigida por Jesús López Cobos y canciones interpretadas por Rocio Jurado

Estreno absoluto: Paris, Théatre du Chatelet, 26 de enero de 1989

1 hora sin entreacto

Compañía actual ir a compañia actual